Intolerancia a la lactosa


La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir, sin molestias, cantidades normales de lactosa, el azúcar de la leche. “La leche me sienta mal”. Son los síntomas que aparecen después de una ingesta de leche mayor de la que toleras, normalmente un vaso de leche. Tu organismo tiene una baja cantidad de lactasa, la enzima que hace digestible el azúcar de la leche, la lactosa.


Los síntomas se producen cuando la lactosa no absorbida en el intestino delgado (donde se absorben la mayoría de los nutrientes), llega al colon donde es fermentada por las bacterias intestinales, produciendo flatulencia, hinchazón, cólicos y en individuos con muy baja tolerancia o después de ingerir grandes cantidades de lactosa, diarrea. Los dietistas-nutricionistas de Alimenta podemos ayudarte con una dieta adaptada a tus necesidades y a tu estilo de vida.
Un 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa. Esto es así porque el ser humano, a lo largo de su evolución de millones de años, nunca necesitó digerir la leche. Era cazador y hasta que no se hizo pastor y ganadero, no empezó a ordeñar vacas. Esto ocurrió hace relativamente poco en términos de evolución, hace 11.000 años.
Después de la lactancia el ser humano sufre de forma espontánea una disminución progresiva de la lactasa. La cantidad de lactasa que persiste tras esta regulación, determinará nuestra tolerancia a los productos lácteos.
La leche sin lactosa
¿Puede tomar un intolerante a la lactosa un vaso entero de leche sin lactosa ? La respuesta es sí.
¿Tendrá síntomas negativos, dolor abdominal, acidez? No.
¿Porque puedo estar seguro de esto? Porque la lactosa ya no está presente en la leche, está desdoblada en sus dos azúcares simples: la galactosa y la glucosa. Estos azúcares le dan a la leche sin lactosa un ligero sabor dulce.
¿Cuáles son los beneficios de la leche sin lactosa?. Nos permite un consumo regular de leche para garantizar un buen estado nutricional y un buen aporte de calcio en nuestra dieta. Elimina los síntomas asociados al consumo de leche en las personas que no toleran bien la lactosa.
Consumo de yogur y quesos en los intolerantes a la lactosa
El yogur se tolera mejor porque la fermentación reduce la lactosa a la mitad y además los cultivos de bacterias que se utilizan en la fermentación, ayudan a fermentar la lactosa presente.
Si tenemos una intolerancia alta, también existen yogures sin lactosa en el mercado.
Quesos
Se toleran mejor porque su digestión es más lenta y porque tienen menos lactosa si son quesos curados (fermentados).
Alimentos precocinados, pasteles, helados…
Es recomendable leer el etiquetado de los alimentos preparados o precocinados porque pueden llevar en su composición, lactosa, leche en polvo, leche, suero lácteo, nata. Algunos yogures, sobretodo desnatados llevan leche en polvo añadida para mejorar la textura, estos yogures contienen más lactosa.


CONTENIDO DE LACTOSA POR 100GR.:

Leche de vaca 5 – 4,3

Leche de cabra 4,5
Leche de oveja 5,1
Leche en polvo desnatada 53
Leche condensada 12,3
Quesos Frescos: Requeson – Queso Quark – Queso Porciones 2,7 – 2,4 – 2,5
Quesos Curados < 1 o trazas
Nata 2,4
Mantequilla 0-0,5
Yogur 2,7
Yogur que contiene leche en polvo 4,7 – 5

Espero que os haya servido de ayuda conocer información de cómo mantener un cuerpo saludable y que tengáis en cuenta todas las pautas.

Recuerda que puedes solicitar tu sesión por Skype, por Teléfono y presencial.