Las preocupaciones interfieren en tu salud

En los tiempos que corren preocuparse por lo que pueda pasar, está a la orden del día. Siempre nos hemos preocupado por muchos asuntos, y ahora con el desconocimiento absoluto del conocido virus, la preocupación impera en muchas personas.

“Preocuparse” no te va a ayudar a nada si no todo lo contrario, los efectos de preocuparse dañarán tu organismo, sí o sí.

‘Preocuparse’, como su nombre indica, significa ocuparse “antes de tiempo” y es obvio que no debes ocuparte ahora de cosas que todavía no han ocurrido. Esto significa que pones tu cuerpo en tensión y tu mente a trabajar, y no debes olvidar que las células que más energía consumen son las neuronas.

Además, cuanto más te preocupas por algo negativo, más queda tu mente secuestrada por las emociones de miedo, rabia o tristeza que estás sintiendo y, en vez de buscar soluciones para resolverlo, lo que hace es centrarse más en las características negativas de la situación creándose un círculo vicioso.

Estas emociones, te llevarán a estados de estrés, ansiedad, depresión, etc, por lo que a la hora de cuidar tu salud, te será más complicado al estar preocupándote por lo que pueda venir. Vive en el presente, disfruta de todo lo bueno que hay en tu vida, ocúpate de ti, cuídate y disfruta de cada momento. Sólo esto, te aportará una mejor calidad de vida y podrás “ocuparte” y no “preocuparte” de la situación actual.

“Y como siempre digo a mis clientes, para empezar a sanar cuerpo y mente, lo primero es desintoxicar tu cuerpo. No lo olvidéis.”

Como dice el proverbio chino: “Si una cosa tiene solución, ¿para qué preocuparse? Y, si no la tiene, ¿para qué preocuparse?”

 Ahora tienes la información, toma nota , ponla en práctica y elimina la preocupación de tu rutina diaria. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

Tu Coach Olga Magro.