El secreto NO es COMER MENOS… sino saber qué comer. ¿Empezamos?

Lo digo más que a menudo, la cantidad no es lo más importante, las calorías tampoco, lo importante es comer lo que tu cuerpo necesita, comer y digerirlo bien y que expulse fácilmente lo que le sobre. Así sí o sí, estarás fuerte, san@, replet@ de vida y en tu peso ideal.


Y ¿Cómo se consigue esto? Muy fácil, aprendiendo a comer de nuevo. Sabiendo que alimentos comer según el trabajo y los horarios que tengas, sabiendo combinar bien los alimentos. Puede parecer complicado aunque nada más lejos a esto. Es simple y básico, en mi libro “Comer sano para ser feliz” te explico todo detalladamente y de una forma divertida, sencilla y simple. Es una guía “casi” imprescindible que tendría que estar en todos los hogares.
Aclararé algo más, sabemos que las frutas son más que sanas aunque hay a muchas personas que no todas las frutas le sientan bien, y cuando es así, le hacen un daño bastante doloroso, con inflamaciones, gases, reacciones alérgicas … etc. Y ¿cómo puede ser esto si la fruta es muy sana? Hay ciertos organismos que rechazan algún nutriente de ciertas frutas, verduras, pescados, es decir, por causas especiales esa persona no puede tomar ciertos alimentos sanos. Pues bien, el comer algunas frutas después de las comidas hacen que las digestiones sean más lentas y creen una mala digestión, lenta y por esto parte del alimento ingerido quedará en nuestro cuerpo almacenado como grasa o bien se putrefactará lo que hará que nuestro organismo se vaya intoxicando poco a poco si hacemos ese tipo de combinaciones de alimentos.
Te animo a que empieces a interesarte por tu alimentación, no sólo bajarás de peso, sino que te sentirás mucho mejor físicamente y emocionalmente por estar ganando buena salud.
Recuerda: ¡¡ la salud y la enfermedad entran por la boca!!
Si quieres saber más, te espero. Ahora puede ser también mediante sesiones online, sin tener que moverte de casa.

Hasta pronto!!